Chat porteño - Chat Bs.AS

sábado, 9 de octubre de 2010

Argentina quedó desairada por el contraataque japonés.

La selección Argentina, dirigida por Sergio Batista, y con Lionel Messi como emblema, cayó 1 a 0 frente a Japón que consiguió así un triunfo histórico sobre la “albiceleste”. El próximo rival será Brasil el 17 de noviembre.

...----------------------------------------...


GOLPE A LA HISTORIA. Argentina perdió por primera vez ante la selección japonesa de fútbol.
El seleccionado argentino de fútbol no jugó en el mismo nivel que había exhibido en la goleada ante España, el mes pasado, y perdió ayer merecidamente y por primera vez en su historia frente a Japón por 1-0, en el partido amistoso que jugaron en el Saitama Stadium.
El único gol fue convertido por el delantero Shinji Okazaki, a los 18 minutos de la primera etapa.
Además de la derrota, el equipo conducido técnicamente por Sergio Batista sufrió la lesión de tres jugadores: Diego Milito y Esteban Cambiasso, en el primer tiempo y Mario Bolatti, en el período final del partido.
Esta fue la primera vez que un seleccionado argentino pierde ante su par de Japón, ya que en las seis oportunidades anteriores el partido terminó con victoria de los albicelestes.
Argentina fue superada casi de principio a fin por el representativo local, que se mostró más veloz, ordenado por el trabajo de Endo y Kagawa, y peligroso cada vez que contraatacó a través de Honda, Morimoto y Okazaki en el primer tiempo y después con el ingreso de Maeda.
Sin embargo, a poco de comenzar el cotejo, Argentina estuvo a punto de abrir el marcador por intermedio de su mejor jugador, Lionel Messi, quien luego de una "pared" con Diego Milito, elevó apenas su remate sobre la salida del arquero Kawashima.
A partir de entonces, el seleccionado local, con el debut del italiano Alberto Zaccheroni en la conducción técnica, comenzó a complicarle la salida a la Argentina y se acercó con mucho peligro a la valla defendida por Sergio Romero, de floja labor. A los 8 minutos, el ex arquero de Racing y actualmente en el AZ Alkmaar de Holanda, evitó el gol de Morimoto, quien remató con comodidad dentro del área chica ante la pasividad de Gabriel Milito.
Este fue el primer aviso de la selección de Japón, que tres minutos más tarde tuvo otra clara ocasión para abrir el marcador, pero el remate del buen defensor Nagamoto pasó cerca del palo derecho.
Argentina fue siempre "messidependiente", ya que el crack del Barcelona fue el único jugador argentino que desequilibró en velocidad cada vez que se lo propuso, aunque no encontró respuestas en sus compañeros, como por ejemplo Carlos Tevez y Andrés D`Alessandro.

Dominio “samurai”

Con el transcurrir de los minutos, la sostenida presión de Japón en la mitad de la cancha y la velocidad en los movimientos de sus jugadores pasaron a ser determinantes en el desarrollo. Porque el planteo diagramado por Zaccheroni fue muy claro desde el comienzo: esperar ordenadamente y con mucha gente en el medio, neutralizar las proyecciones de los laterales argentinos y salir rápido de contraataque.
A los 18 minutos, el local consiguió el gol por el que había hecho méritos hasta ese momento. Endo remató con violencia desde afuera del área después de un mal retroceso de los mediocampistas argentinos, Romero dio un rebote largo y Okazaki lo aprovechó para establecer la diferencia.
Argentina intentó reaccionar tras la conquista pero no tuvo volumen de juego en la mitad de la cancha ni mucho menos claridad para enhebrar maniobras punzantes, salvo cuando la pelota pasó por los pies de Messi, bien marcado en zona por los japoneses.
El seleccionado asiático, mientras tanto, no abandonó su postura de esperar y replicar, y cuando lo hizo dejó en evidencia los desajustes defensivos del equipo albiceleste.
El ingreso de Javier Pastore por un instrascendente D´Alessandro antes del cuarto de hora del ST le dio a la Argentina algo más de profundidad.
El jugador del Palermo de Italia intentó juntarse con Messi y cuando lo consiguió el equipo argentino pudo neutralizar el cerrojo defensivo rival, aunque no le alcanzó para llegar al empate. Sobre los 21 minutos, Tevez perdió una gran posibilidad después de recibir dentro del área un buen pase Messi, quien poco después y tras una combinación con Pastore, remató cruzado y Gonzalo Higuaín no pudo empujar la pelota al fondo del arco.

Manotazos del Checho

Batista, quien perdió el invicto desde que se hizo cargo del plantel tras la salida de Diego Maradona, intentó revertir la historia con los ingresos de Ezequiel Lavezzi y Angel Di María pero no lo consiguió.
Japón siempre fue más claro y profundo, y en los últimos minutos estuvo más cerca de ampliar la diferencia que Argentina de lograr la paridad.
A punto tal que Romero tuvo que esforzarse al máximo para evitar un zurdazo de Maeda, quien corrió casi 60 metros con la pelota, en los que además de dejar en el piso a Mascherano evitó una zancadilla desde atrás de Lavezzi.
Argentina perdió con justicia y a partir de ahora el "Checho" Batista ya se pondrá a pensar en el próximo amistoso, nada menos que frente a su clásico, Brasil, el 17 de noviembre en Doha, la capital de Qatar.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada